La diócesis de Madrid fue segregada de la de Toledo en 1885, con el título de Madrid-Alcalá. Fue constituida en archidiócesis en 1964. En 1991 se crearon las diócesis de Alcalá y Getafe, segregándolas de la de Madrid-Alcalá. Desde entonces, con el título de archidiócesis de Madrid, es cabeza de la Provincia Eclesiástica. Actualmente está regida por el Exmo. y Rvdmo. D. Carlos Osoro Sierra, con la colaboración de los Obispos Auxiliares.

El territorio de la archidiócesis comprende la ciudad de Madrid y el cuadrante nordeste de la provincia, con municipios menos poblados en general en el norte y más poblados en el oeste. Está dividido en ocho Vicarías territoriales, en tres de las cuales (I, VII y VIII), junto a la zona que les corresponde de la capital, se integran también parroquias de la provincia. La Iglesia particular que vive en Madrid está integrada por 472 parroquias, 1.100 comunidades de vida consagrada, casi 700 asociaciones y movimientos laicales. Todo lo que la Iglesia es en Madrid, todo lo que tiene y lo que hace, está al servicio del anuncio del Evangelio, que es la razón y único fundamento de su existencia. En la Guía de la Archidiócesis de Madrid se ofrece la información necesaria acerca de personas con responsabilidad pastoral especial, de los organismos que según las normas del derecho deben asistir al Arzobispo, y de las estructuras que articulan los distintos servicios. En concreto, se puede encontrar aquí la relación de los miembros de los diferentes Consejos Diocesanos; todos los departamentos de la Curia y las personas que están al frente de ellos, tanto en la sección general de administración y asuntos económicos como en la sección especial de pastoral con sus distintas Delegaciones; los Seminarios Diocesanos y los Centros de Estudios Eclesiásticos Superiores “San Dámaso”; las Vicarías Episcopales territoriales con los arciprestazgos y parroquias que se agrupan en ellas; las Vicarías Episcopales personales y sectoriales, así como los numerosos institutos de vida consagrada, sociedades de vida apostólica y asociaciones y movimientos laicales, junto con las principales obras en el campo de la enseñanza y la acción social que prestan sus servicios en la archidiócesis. También figuran en la Guía, aunque no sean instituciones diocesanas, los organismos eclesiales nacionales e internacionales que tienen su sede en Madrid.

La Guía de la Archidiócesis de Madrid será, sin duda, para muchos de los que la utilicen una magnífica herramienta que muestra con claridad y exactitud las informaciones que se necesitan. Más aún, contribuye de un modo sencillo y básico a dar cumplimiento a una necesidad expresada en nuestro Tercer Sínodo Diocesano: “Fomentar el conocimiento mutuo, la estima, la comunión y la cooperación entre las parroquias, y las instituciones y grupos eclesiales presentes en la Iglesia diocesana”

Quede aquí constancia del agradecimiento sincero a cuantos han participado en la elaboración de esta Guía y han contribuido a la precisión de las informaciones que contiene, actualizándola y corrigiendo sus errores.

Agradecimiento especial para los responsables del departamento de estudios socio-religiosos y estadísticos, que han asumido la tarea más laboriosa. Una advertencia final: En el servicio diocesano colaboran, calladamente y con una eficacia que sólo Dios conoce, otras muchas personas, cuyos nombres no aparecen explícitamente citados. Eso hace aún más rica de lo que pudiera parecer la diversidad de dones y tareas de los llamados a trabajar en la viña del Señor.

 

 

 

 
 

© 2010 Arzobispado de Madrid